Razones para disminuir el riesgo cardiovascular

Entrevista con el experto · Publicaciones · Dr. Cosín · Dr. Barón · Dra. Fernández

En este vídeo hemos reunido al Dr. Ignacio Ferreira González, el Dr. Gonzalo Barón Esquivias, la Dra. Rosa Fernández Olmo y el Dr. Juan Cosín Sales para que nos den su punto de vista sobre las razones por las que hay disminuir el riesgo cardiovascular en los pacientes que han sufrido un síndrome coronario agudo.

Razones para disminuir el riesgo cardiovascular según el Dr. Ignacio Ferreira González

00:14 min.

El Dr. Ignacio Ferreira González, Jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, ante la pregunta ¿cómo mejorarías la ruta del paciente tras haber sufrido un síndrome coronario agudo? responde que “habría que preguntarse si hay que mejorar la ruta del paciente que ha sufrido un síndrome coronario agudo y todo indica que sí”. En estudios realizados en nuestro entorno, el 20 o 30 % de los pacientes que han sufrido un síndrome coronario agudo, no han conseguido los niveles recomendados de colesterol LDL. Por tanto, “sí que estaría justificado implementar acciones para mejorar el flujo de los pacientes con el objetivo sobre todo del control de la dislipemia”

¿Cómo se debe hacer? Ante esta pregunta el Dr. Ferreira responde: “hay que tratar de sistematizar un proceso que sea lo más simplificado posible para que estos pacientes reciban el tratamiento adecuado con el objeto de conseguir las cifras diana”. El Dr. Ferreira describe el proceso que siguen en su hospital, donde a las 4 a 6 semanas tras el alta piden una analítica para optimizar el tratamiento con vistas a conseguir los objetivos de colesterol LDL. 

Respecto a la cuestión “el control de la dislipemia en pacientes con síndrome coronario agudo ¿depende solo del colesterol LDL?” el Dr. Ferreira recuerda que es uno de los factores más importantes, que más se ha estudiado y donde más evidencia existe de que es un factor causal de mal pronóstico.  Para él, “sería una excesiva simplificación que dependa únicamente de los niveles de colesterol LDL”. Conforme van pasando los años y se investiga más a fondo, se ve que el colesterol es mucho más complejo, y se debe hablar de colesterol-no-HDL, ya que es un espectro más amplio en el que se pueden dirigir dianas terapéuticas más específicas para controlar el riesgo residual, dependiente de la lipoproteína (a) y la ApoB. El Dr. Ferreira concluye diciendo que “tenemos que dar un paso adelante y no pensar únicamente en colesterol LDL, sino en otros factores asociados dentro del colesterol-no-HDL, como la ApoB 100 y lipoproteína (a), como otros factores que tenemos que considerar a medio y largo plazo en pacientes que han sufrido un síndrome coronario agudo” 

Razones para disminuir el riesgo cardiovascular según el Dr. Gonzalo Barón Esquivias

03:04 min.

El Dr. Gonzalo Barón, Cardiólogo del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, responde a la pregunta: ¿cómo debemos analizar el perfil lipídico del paciente en la Ruta SCA? En el paciente que ingresa con un síndrome coronario agudo hay dos escenarios: el primero es durante el ingreso cuando es conveniente conocer los niveles de lípidos, aunque sea un paciente conocido, porque en muchas ocasiones puede que no esté siguiendo el tratamiento o que éste no está haciendo el efecto deseado. Por tanto, sea un paciente nuevo o con episodios anteriores se debe conocer el perfil lipídico, y no solo el nivel de colesterol LDL o total, sino que es recomendable conocer el colesterol HDL, colesterol no-HDL y triglicéridos. Además, añade que “en Sevilla hemos estandarizado conocer en todos los pacientes que han sufrido un síndrome coronario agudo el valor de la lipoproteína (a), porque es un valor en alza”. Hay muchos pacientes que ingresan con síndrome coronario agudo con niveles de colesterol aceptables y que desarrollan un episodio vascular agudo, por lo que estudiar la lipoproteína (a) puede aportar información.  

El segundo escenario es cuando el paciente se va de alta. Las guías recomiendan analizar de nuevo el colesterol en 1 o 2 meses, pero es suficiente con conocer los niveles de colesterol total, colesterol LDL; colesterol HDL, colesterol-no-HDL y triglicéridos. El Dr. Barón justifica esto diciendo “porque veremos el nivel de colesterol LDL que se ha obtenido con el tratamiento recomendado en el ingreso”. 

A continuación, hemos preguntado al Dr. Barón: ¿crees que el riesgo cardiovascular sigue entre nosotros? A lo que él responde “sin duda alguna, ya que se producen más de 75.000 u 80.000 infartos al año en España, y eso quiere decir que, a pesar de nuestros esfuerzos desde la Sociedad Española de Cardiología, de los medios científicos y médicos y del personal sanitario no estamos consiguiendo reducir el riesgo cardiovascular”. Para el Dr. Barón hay que dirigirse hacia la lucha frente a la obesidad, especialmente la infantil, hacia los niveles de colesterol e hipertensión y hacia la diabetes. El Dr. Barón concluye añadiendo que “desde la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española de Corazón debemos de hacer el esfuerzo de que nuestro mensaje llegue a la población general, porque el riesgo cardiovascular está entre nosotros”

Razones para disminuir el riesgo cardiovascular según la Dra. Rosa Fernández Olmo

06:48 min.

En este apartado, la Dra. Rosa Fernández Olmo, cardióloga clínica de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Complejo Hospitalario de Jaén, responde a nuestras preguntas ¿qué es el riesgo residual de un paciente? Y ¿cuál es la utilidad de comprobar los niveles de colesterol-no-HDL o Apo B?. “El riesgo residual de los pacientes teóricamente es el riesgo cardiovascular que queda una vez que se ha controlado el colesterol LDL” responde la Dra. Fernández. Su evaluación se debe ir incorporando a la práctica clínica ya que forma parte del riesgo global de los pacientes. Las guías han puesto de relevancia que el colesterol no-HDL debe utilizarse como objetivo secundario, incluso como parte del score para evaluar el riesgo cardiovascular. La Dra. Fernández concluye que “es muy importante que vayamos incorporando en la práctica clínica habitual el colesterol no-HDL y Apo B, porque marcan mucho mejor las lipoproteínas aterogénicas del organismo”.

A continuación, responde a la pregunta ¿qué papel juega la lipoproteína a en la enfermedad cardiovascular? ¿por qué es importante medirla? Su respuesta es que está demostrado que tiene mucho que ver en la enfermedad cardiovascular. Hay estudios en los que se ve su relación con la producción de enfermedad cardiovascular ya que es una lipoproteína con una Apo A acoplada que interviene en el proceso de aterosclerosis. Si se tiene una lipoproteína (a) elevada se tiene mayor riesgo cardiovascular. El 80 % de su determinación plasmática viene dada por herencia genética de forma autosómica dominante. “Es muy importante mediarla porque así sabemos el riesgo CV del paciente, tanto en aquellos que no hayan tenido un evento, sobre todo si sus familiares tienen una lipoproteína (a) elevada o tiene enfermedad cardiovascular prematura, como en aquellos que han tenido eventos cardiovasculares, ya que una lipoproteína (a) elevada predispone a una mayor progresión y a una mayor probabilidad de tener nuevo eventos”.

 

Razones para disminuir el riesgo cardiovascular según el Dr. Juan Cosín Sales

09:49 min.

¿Qué características tendría en cuenta para definir al paciente con enfermedad cardiovascular? Al realizar esta pregunta al Dr. Juan Cosín Sales, jefe de Sección del Servicio de Cardiología del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia, responde que, a nivel general, los pacientes a tener en cuenta en prevención secundaria serían pacientes con infarto de miocardio, síndrome coronario agudo, síndrome coronario crónico, ictus o enfermedad arterial periférica. Y dentro de estos, “hay algunos que consideraría mucho más a tener en cuenta para esta prevención secundaria, por ejemplo, aquellos que tengan enfermedad en múltiples territorios, aquellos con un evento reciente, los que hayan tenido varios eventos o, si hablamos de enfermedad isquémica, aquellos con enfermedad multivaso”.

En respuesta a nuestra siguiente pregunta: ¿cuáles crees que son las razones de la infrautilización de los iPCSK9?, el Dr. Cosín responde “es una pregunta compleja, ya que están disponibles para unos niveles de colesterol LDL, pero sabemos que tenemos en España entre un 15 % y un 20 % de pacientes en prevención secundaria que no están siendo tratados con estos fármacos, y es difícil saber el por qué”, Para el Dr. Cosín es una mezcla de factores como, por ejemplo, la falta de tiempo en consulta, la burocracia necesaria para poder prescribirlos o la inercia terapéutica. Para él, “está claro que si utilizáramos bien estos fármacos en los pacientes que tienen la indicación de IPT conseguiríamos mejores resultados en lo que se refiere a control de lípidos”.

MAT-ES-2200579 V1 Marzo 2022

Lo más destacado de AK9DEMIA


01|

02|

28/03/2022 Entrevista con el experto
Razones para disminuir el riesgo cardiovascular
Dr. Ferreira · Dr. Barón · Dra. Fernández · Dr. Cosín

03|

24/03/2022 Entrevista con el experto
¿Cómo es el manejo de pacientes con ERC y dislipemia?
Dra. Soriano

04|

04/03/2022 Webinar
Cardio TV: lo mejor en lípidos de 2021
Dr. Juanatey · Dr. Masana

¡Regístrate ya para estar al día de las últimas novedades!