La información contenida en este sitio (artículo 15 de la ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios) está dirigida a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos en España.

Ak9demia.es no se hace responsable del uso ilegal, indebido, o manipulación de los contenidos e informaciones de esta página. Tanto el acceso a esta información como el uso que pueda hacerse de la información y contenidos de la misma, será exclusivamente responsabilidad de quién lo realice.

What's Next in lipids and Cardiovascular prevention

Paciente con SCA: protocolos de seguimiento al alta del paciente post-SCA y estrategias de optimización del tratamiento hipolipemiante

El Dr. Esteban López de Sá presenta las conclusiones de este grupo de trabajo. Es necesario un abordaje integral del paciente tras un SCA con sintonía y comunicación entre todos los especialistas, mejorando el control, especialmente durante el primer año tras el evento. Se debe realizar una valoración de los niveles de c-LDL desde el primer momento y emplear las terapias más potentes disponibles para conseguir los objetivos del tratamiento cuanto antes. En cuanto a pacientes post-SCA y su relación con la hipercolesterolemia familiar, es necesaria una detección precoz y un momento para poder hacerlo puede ser en el momento del SCA. Sin embargo, se percibe una falta de flujo de pacientes desde cardiología a medicina interna. La mayoría de las consultas de hipercolesterolemia familiar funcionan gracias a la dedicación de los especialistas que trabajan en ellas y a su esfuerzo en identificar pacientes con hipercolesterolemia familiar a partir de los familiares del paciente índice. Además, aunque se encuentran diferencias regionales en cuanto a disponibilidad de fármacos, existen similitudes en cuanto a las barreras para su implementación. Los pacientes con hipercolesterolemia familiar no controlados que necesitan iPCSK9 son pocos: si el manejo del paciente se basa en el seguimiento y estrategias rápidas de control de tratamiento, la necesidad de iPCSK9 en los pacientes con SCA ronda un 1-2 % y en el caso de hipercolesterolemia familiar, en torno a 20 %.

Paciente con diabetes: perfil de riesgo, detección y tratamiento

El Dr. Francisco José Tinahones presenta las conclusiones de este grupo de trabajo, en el que se expone un paciente con diabetes de larga evolución y múltiples factores de riesgo: hipertensión, dislipemia y obesidad. En primer lugar, se acuerda la necesidad de un abordaje integral de este paciente. Además, se debate sobre la frontera entre prevención primaria y secundaria, ya que situar a este paciente (ITB 0,8 asintomático) en el tipo de prevención puede ser confuso. Además, se ha observado una heterogeneidad en el manejo de este paciente en cuanto a regiones e incluso hospitales; por ejemplo, en función del centro, pueden considerarse o no iPCSK9, ya que al tratarse de un paciente asintomático, en algunos centros no se considera en prevención secundaria y en otros sí. También se concluye que el paciente diabético es un paciente especial: los resultados en el estudio ODYSSEY OUTCOMES mostraron más eventos en paciente diabético y, por tanto, una mayor reducción del riesgo absoluto con iPCSK9, pero se discute si este perfil de paciente (en tratamiento con estatinas más ezetimibe y c-LDL de 106 mg/dL) es de suficiente riesgo para considerar iPCSK9. Por último, existe unanimidad en que la indicación de iPCSK9 se debería basar en el perfil de riesgo del paciente y no solo en la cifra de c-LDL.

Hipercolesterolemia Familiar: detección, perfil de riesgo y tratamiento

El Dr. José María Mostaza resume los tres aspectos más importantes abordados en este taller: En primer lugar, en cuanto a la detección de la hipercolesterolemia familiar (HF), esta se ve dificultada por el desconocimiento de la patología, tanto por parte de atención primaria como por otras especialidades (cardiología, nefrología, medicina interna, endocrinología y pediatría). Otra barrera que se destaca en la detección es que las herramientas son complejas y los test genéticos no están disponibles en todas las comunidades autónomas o centros. Por último, una buena herramienta para identificar a estos pacientes sería la implementación de pruebas de detección masiva. En segundo lugar, en cuanto al perfil de riesgo, todos los pacientes con HF son de alto riesgo CV, pero se pueden estratificar en base a escalas de riesgo. Esta estratificación puede ser importante para identificar niveles de corte de c-LDL para el inicio de tratamiento con iPCSK9. En tercer lugar, en cuanto a tratamiento, muchos pacientes no llegan a objetivos terapéuticos de c-LDL (por falta de adherencia terapéutica, por dosis de estatinas no suficientes o por uso reducido de ezetimba). Además, existen estimaciones del número de pacientes no controlados con tratamiento hipolipemiante óptimo que deberían estar tratados con iPCSK9 con las que se obtiene un número muy elevado. Sin embargo, en práctica real, el número de pacientes tratados con iPCSK9 es muy reducido, pudiendo ser uno de los motivos la dificultad en el acceso del tratamiento.

SAES.ALI.19.10.1196 - Octubre 2019
OK Para saber más